La ciudad de Charlottesville, escenario de una batalla campal