Charlottesville declara el estado de emergencia por los enfrentamientos entre ultraderecha y antifascistas