Las bombas estaban pensadas para hacer el mayor daño posible