Un asesino en serie podría estar detrás de varias desapariciones en Francia