Alerta y miedo en el Reino Unido ante la posibilidad de otro atentado yihadista