Los vecinos de Seyne-les-Alpes, volcados con la tragedia