Abraza al asesino de su hijo en un insólito y religioso gesto de perdón