Washington reconoce su responsabilidad en el ataque de la OTAN en Pakistán