Las sanciones a Rusia son un arma de doble filo para las economías europeas