Trump aprovecha el atentado en Manhattan para abanderar su propuesta de veto migratorio