Un vídeo de Boko Haram muestra a algunas de las niñas secuestradas hace dos años