Niños sirios usan como piscina el cráter de una bomba