Alepo, un infierno a la espera de un nuevo alto el fuego