Los autores de la matanza de San Bernardino ya hablaban sobre yihad a finales de 2013