Reguero de muerte y destrucción tras los nuevos bombardeos en Siria