Primark tacha de "montaje" los mensaje de explotación en algunas de sus etiquetas