Así mata el pistolero a los mendigos que duermen en las calles de Las Vegas