El Papa en Egipto: "Para Dios es mejor no creer que ser un falso creyente"