El Papa pide paz por un mundo dividido por la codicia y herido por el egoísmo