Un premio Pulitzer califica la versión oficial de la muerte de Bin Laden de "mentira flagrante"