El asesino de Orlando habló cuatro veces con la Policía y amenazó con explosivos