Obama descarta la posibilidad de que EEUU sufra una segunda recesión económica