Sarkozy se defiende y denuncia una "instrumentalización política de la justicia"