Chávez deja una Venezuela fuertemente dividida