Los mexicanos supervivientes aseguran que les bombardearon con aviones y helicópteros