Un satélite chino localiza una "posible zona de impacto" en el estrecho de Malacca