Maduro, tras el legado de Chávez