Macron, el hombre destinado a frenar a la ultraderecha francesa