Major admite que Reino Unido estaba en "el lado equivocado" de la historia