Malasia e Indonesia se comprometen a ayudar a los 7.000 inmigrantes a la deriva