Hope Hicks, la directora de comunicación de la Casa Blanca que no sabe nada de política