Esqueletos y zombis recorren la Sexta Avenida