El Gobierno y los rebeldes sirios se acusan mutuamente de un ataque químico en Alepo