Las lluvias torrenciales sepultan la ciudad italiana de Génova