Fukushima ha supuesto un golpe más duro que Chernobil para la industria nuclear