Elecciones en Francia: Europa contiene la respiración y se aferra a Macron