El supuesto terrorista de Berlín visitó una mezquita horas después del atentado