Egitpo convertida en una ciudad fantasma por el toque de queda y los disturbios