Egipto, al borde del estallido