Quedan por Facebook y aparecen muertos en un hotel