Una joven, de 22 años de edad, permanece seis meses dormida