La investigación sitúa al terrorista fugado cerca del estadio donde iba a jugar España