De buen estudiante a asesino, así era Adam Lanza