Refugiado bajo un burka, le rocía de ácido la cara a una empleada de Victoria's Secret