Abbott admite que es "un día difícil" pero asegura que los australianos lo superarán