Los independentistas se resisten a tramitar la ley del referéndum