Los 453 fuegos registrados en Asturias dejan al menos 10.146 hectáreas quemadas