Demuestran que el dinero sí puede comprar la felicidad