Las familias insolventes y las empresas en quiebra se triplican