Trabajadores en crisis cercan el Parlamento Vasco